Por qué tener amigos distintos a ti, es bueno para tu mente.

El pensamiento creativo es esencial para todo tipo de cosas, desde resolver problemas hasta lograr la satisfacción personal. Pero, ¿qué podemos hacer para alimentarlo?

Cada día se espera que tomemos cientos de decisiones y que juzguemos cosas.

Algunas son pequeñas, como elegir qué tomar de desayuno; otras son más grandes, como aceptar un trabajo.

El problema es que nuestros recursos mentales son limitados: la mente humana no puede abarcar tantas cosas.

Dado este gran desafío, adoptamos atajos mentales para funcionar de manera efectiva. Es un enfoque que nos permite avanzar en la vida, pero que también puede limitar nuestro crecimiento como personas.

Algo tan sencillo como pensar en las personas que nos rodean puede ser muy útil para cambiar eso e incluso ayudarnos a ser más creativos.

Resultado de imagen para amigos de diferente raza

Más allá de lo obvio

Sin embargo, sabemos que, como dice el refrán, «cada oveja con su pareja». La gente hace amistad con personas similares en términos de valores, preferencias y rasgos de la personalidad.

Pero romper con esos hábitos nos ayuda a desafiar el pensamiento heurístico que moldea nuestros pensamientos automáticos.

Cuando la gente se expone a un grupo más diverso de personas, sus cerebros son obligados a procesar información compleja e inesperada.

Cuanto más lo hacemos, mejores somos a la hora de producir información compleja e inesperada nosotros mismos.

Eso nos capacita para observar más fácilmente más allá de lo obvio. Y ese es, precisamente, el sello distintivo del pensamiento creativo.

Imagen relacionada

En un estudio sobre los beneficios de la diversidad social, a un grupo de participantes les pedimos que pensaran en alguien que cumpliera ciertos estereotipos, por ejemplo, una mujer que trabaja como partera (ayudando a parir a otras mujeres).

A otro grupo le pedimos que pensaran en el caso contrario, es decir, un hombre que tiene esa profesión.

Después medimos los efectos de la creatividad pidiendo a los participantes que pensaran nombres originales para un nuevo tipo de pasta y les dimos algunos ejemplos.

Los resultados mostraron que quienes imaginaron a alguien que no cumple con los estereotipos fueron más creativos.

Eso se debe a que confiaron menos en el conocimiento basado en la heurística para una tarea y pensaron en opciones mejores (y nuevas).

Otra investigación exploró si la experiencia de vivir en el extranjero fomenta la creatividad.

Los investigadores usaron un acertijo llamado el «el problema de la vela», de Karl Duncker. Le mostraron a los participantes una imagen en la que había una vela, una caja de fósforos y otra de chinches.

Su tarea era averiguar cómo poner en la pared la vela usando solo los objetos que estaban en la mesa y de manera que la vela se quemara bien y sin derramar cera en el suelo.

La solución pasa por usar la caja de chiches como candelabro.

Esta tarea requiere que los participantes ignoren sus asociaciones pre existentes y que vean a los objetos capaces de ejercer funciones diferentes de las típicas.

Los resultados mostraron que la experiencia de vivir en el extranjero mejora los resultados en este ejercicio de creatividad.

Imagen relacionada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *